Aparición forzada de Ernesto Alcocer

Santiago tiene cincuenta y dos años y lleva veinticinco trabajando en la filial mexicana de una conocida compañía global. Ahora tiene un nuevo jefe: un sádico y retorcido cerdo que acabará con su carrera de tantos años.

Con un gran resentimiento, Santiago empieza a planear su venganza en contra de su ex jefe. Sin embargo irá cayendo en una espiral de despropósitos hasta que encuentre la puerta que lo saque de su ruina… tenga el precio que tenga

Con más de 50 años de edad Santiago acaba de ser despedido por el cerdo, su insoportable jefe que no tiene ética alguna. Con una mujer cada vez alejada emocionalmente y una hija que ya tiene una vida aparte, planea una venganza que no contempla derramar sangre de cerdo, sino darle el susto de su vida.
Sin embargo Santiago, a quien le falta experiencia en la maldad y en la sangre fría las cosas se le van saliendo de control, terminará involucrado en unos asesinatos que fueron llevados a cabo con una pistola que él había conseguido de manera ilegal.
Ahora está siendo extorsionado y ya lo ha perdido todo. Entre el alcohol, el odio, el porno y la desdicha, hallará  la posible salvación gracias a Sofía. Pero el precio que tiene que pagar puede desaparecerlo para siempre.
Inspirada en la experiencia del autor, quien trabajó veinticinco años en una famosa empresa trasnacional, esta novela originalísima es una feroz crítica al desquiciamiento al que ha llegado la sociedad capitalista, obsesionada por el individualismo y el poder. Pero es también una historia de amor, de solidaridad y de supervivencia.

 FRAGMENTO:

“A las siete me despierta la chicharra del iPhone. Siento los músculos de los brazos y las piernas engarrotados, como me imagino que sentirá alguien con esclerosis múltiple. La apago como puedo. Qué me importa la puta junta con Chuck Valley ni las que vienen después, total, ya me corrieron y no tengo nada que perder, así que decido que no voy a la cita. Le escribo a Chuck un mensaje donde le explico que algo en la cena me cayó mal, que no llegaré, si me siento mejor, añado, voy a tratar de estar en la conferencia donde J. C. (la cabeza mundial de la compañía para nuestra función), nos va a compartir su experiencia para servirnos de inspiración. ¿Ya para qué?, me pregunto luego de enviarlo, pero también sé que no me puedo dejar caer en este momento. Uno nunca sabe, puede ser que algún día necesite una recomendación de ella, o de Chuck Valley. Pongo en silenciador el iPhone y me quedo dormido hasta las once cero ocho. Cuando despierto sigo hecho polvo. Como puedo me arrastro a poner café. Mientras me estoy lavando los dientes me acuerdo de que todavía tengo pagada cerca de una hora de adult movies y siento que me invade el entusiasmo. Regreso a la cama y enciendo la televisión. Jamás me imaginé que a mi edad me iba a dar tanta curiosidad esto del porno. Después de un poco de zapping no sé por cuál decidirme entre tres finalistas: uno, El mágico dedo de Buda, que se anuncia con una japonesa desnuda que se tapa media cara con un abanico. Atrás hay una estatuilla dorada de un Buda flaco como un perro famélico que muestra un índice largo que tiene ensartado un misterioso artilugio rojo en la punta. Dos, El tren que vino de Oriente, promovida con una foto en la que aparecen dos mujeres con rasgos árabes, desnudas sobre un tapete persa. La que está al fondo se cubre la cara con un niqab blanco que le llega arriba de los hombros y abraza por la espalda a la segunda, que tiene los ojos de venado y se encuentra arrodillada como si fuera el portero de un equipo de futbol al que le van a tomar una fotografía. Tres y última, Soy mujer, aunque sea emo. En ésta, una típica emo totalmente vestida de negro mira con ojos desmesuradamente abiertos, de personaje de caricatura de Tim Burton, a un hombre que se presenta de espaldas, desnudo y musculoso, y tiene el cráneo rasurado y las nalgas como piedras.

       Haciendo cálculos, falta poco menos de una hora antes de que tenga que salir a la reunión con J. C., así que sin darle demasiadas vueltas presiono enter en El mágico dedo de Buda…”
COMIENZA A LEER APARICIÓN FORZADA HACIENDO CLIC AQUÍ:

Ernesto Alcocer nació en la Ciudad de México. Desde joven mantuvo la literatura como vicio secreto y por años ha sido coleccionista de notas periodísticas de sucesos extraordinarios. Para ganarse la vida ha trabajado como empleado bancario y como burócrata, pero también ha sido funcionario gubernamental, consultor, instructor de cursos, empresario y director de América Latina de Efectividad Organizacional y Desarrollo de Talento, en una compañía con sede en Atlanta que tiene negocios en más de 140 países.
Además de Aparición Forzada ha publicado Obediencia Perfecta (2014), Perversidad (2007) y También se llamaba Lola (1993). Fue coguionista junto con Luis Urquiza de la película Obediencia Perfecta, ganadora de un Ariel por mejor guion adaptado en 2015, inspirado en la novela del mismo nombre de su autoría.
Actualmente se encuentra trabajando en un nuevo libro y en la versión cinematográfica de Aparición Forzada.

 

@ErnestoAlcocerW
Miguel de la Cruz

Author: Miguel de la Cruz

Miguel de la Cruz, el único periodista de cultura con una trayectoria de 28 años en televisión. Egresado de la Licenciatura en Comunicación por la Universidad Autónoma Metropolitana y colaborador de Canal Once desde diciembre de 1989 hasta la fecha. Tiempo en el que ha realizado la cobertura del Festival Internacional Cervantino, Festival del Centro Histórico, Festival de la Ceiba en Tabasco, Festival de las Artes de Sinaloa, Festival Afrocaribeño de Veracruz, Festival de Jazz de la Riviera Maya, Festival de Jazz de Montreal, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el Salón del Libro de Quebec, el Forum de las Culturas en Barcelona, la Expo Lisboa y ha entrevistado a personalidades del mundo cultural como Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, Fernando Benitez, Cristina Pacheco, Fernando Savater, Ricardo Piglia y Elena Poniatowska, entre otros. Durante 10 años formó parte del equipo de reporteros y conductores del primer noticiario cultural “Hoy en la Cultura”.

Share This Post On

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest