Hip hop en el Cervantino

Mhttps://youtu.be/ZYZFy36I_-

Eran las 19:20 hrs. cuando el llamado alertó a los periodistas que escribían en las computadora de la sala de prensa del Festival Cervantino, ubicada en el primer piso de La Casa del Artesano, en el Centro de Guanajuato,

“Salida al Auditorio del Estado…las camionetas están en la calle de abajo, en el túnel”

Tal vez 20 o 25 periodistas, entre fotógrafos y reporteros, salieron para cruzar el Pasaje Humboldt, luego la calle Alonso y ahí derecho llegaron al túnel, el tránsito copioso de sábado Cervantino, hizo llegar en fila pausada a tres camionetas.

En 10 minutos se cubrió el trayecto hasta el edificio diseñado por Teodoro González de León, donde el público ya entraba para presenciar Pixel.

Un día antes en conferencia de prensa el coreógrafo francés de padres argelinos, Mourad Mezourki, decía: Que más les puedo decir de Pixel?

Lo cierto es que los datos aparentemente importantes están a la vista, Pixel es una corrografia de una hora con 10 minutos que presenta movimientos corporales de 11 ejecutantes relacionados con las técnicas circenses, de artes marciales y  dancísticas combinadas con imágenes que refieren al lenguaje tecnológico digital.

Un aspecto exacto destaca en la propuesta, nutrir de danza contemporánea al hip hop y hacerlo dialogar con los efectos digitales procedentes de un dispositivo electrónico.

El conjunto de imágenes que se proyectan a la vista de los espectadores, tienen ritmo, sincronía y acrobacia.

Mourad Mezourki dijo que el es de Lyon, tercera ciudad de Francia en cuanto a tamaño, después de París y Marsella, fundada por los romanos en el año I antes de cristo, su patrimonio cultural e histórico es notable, sin embargo, el coreógrafo descendiente de argelinos, nacido en 1973, vivió en una zona periférica. En alguna entrevista concedida durante una gira en Colombia, menciona que su vida como hijo de extranjeros en Francia no fue fácil.

Ahí quizá está lo que pudiera haber dicho ante periodistas y no dijo, porque su sueño era llevar más allá de la zona periférica donde vivió, la danza que tuvo al alcance en las calles, el hip hop y en su coreografía está el hip hop como un movimiento enérgico que expresa su alegoría en círculo, como si estuviera atrapado en un espacio restringido.

Digitalmente en el espacio escénico se proyectan, además de infinidad de puntos y líneas, círculos, cuya presencia tiene continuidad con un aro metálico de un metro 70 cm de diámetro aproximadamente, muy utilizado actualmente en acrobacias.

En la coreografía Pixel, ese aro enfatiza como el hip hop se concentra en un espacio, quizá referencia exacta al restringido sitio periférico donde vivió Mourad Mezourki.

En una escena 10 bailarines están dentro del aro, uno más intenta entrar y es rechazado, un brinco danzarín casi acrobático lo hace elevarse por encima de los 10 bailarines y ser en cierta forma parte de ellos.

Será una metáfora escénica de la vida de Mourad que antes de acercarse a la danza, prácticó expresiones circenses y artes marciales y mantuvo oculto ante su familia su dedicación a la danza, hasta que les pudo compartir como la danza le ayudó a entender el mundo.

Mourad Mezourki cuenta con el reconocimiento como coreógrafo, creador de la Compañía Kafig y director de un Centro de Danza, tiene mucho que decir y todo lo dice con su trabajo coreográfico.

Despues de sus dos presentaciones en el Cervantino ira a León, Guadalajara, Culiacán y al Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque.

Tras la cauda de aplausos del Auditorio del Estado casi lleno, la veintena de periodistas -menos los fotógrafos que solo captaron imágenes de los tres primeros minutos y se fueron, disposición del director de Pixel- enfiló de vuelta al Centro de Guanajuato, todos eran los mismos pero distintos, la Compañía Kafig y Mourad Mezourki ya les habían lanzado a los ojos, al oído y sobre todo a la mente y sentimiento, un banquete de imágenes y sonidos que cada quien habrá de empatar con su propia historia

 

 

 

 

 

 

Miguel de la Cruz

Author: Miguel de la Cruz

Miguel de la Cruz, el único periodista de cultura con una trayectoria de 28 años en televisión. Egresado de la Licenciatura en Comunicación por la Universidad Autónoma Metropolitana y colaborador de Canal Once desde diciembre de 1989 hasta la fecha. Tiempo en el que ha realizado la cobertura del Festival Internacional Cervantino, Festival del Centro Histórico, Festival de la Ceiba en Tabasco, Festival de las Artes de Sinaloa, Festival Afrocaribeño de Veracruz, Festival de Jazz de la Riviera Maya, Festival de Jazz de Montreal, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el Salón del Libro de Quebec, el Forum de las Culturas en Barcelona, la Expo Lisboa y ha entrevistado a personalidades del mundo cultural como Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, Fernando Benitez, Cristina Pacheco, Fernando Savater, Ricardo Piglia y Elena Poniatowska, entre otros. Durante 10 años formó parte del equipo de reporteros y conductores del primer noticiario cultural “Hoy en la Cultura”.

Share This Post On

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest