Una sala de lectura ¿Por qué? y ¿Para qué?

La lectura, a menos que se haga en voz alta y en medio de dos o mas personas, ha de ser un ejercicio solitario.

La imagen de alguien que lee, es la de aquel que clava la mirada entre páginas sin emitir sonido alguno y apartado de todo y de todos, es la estampa misma de un organismo que con la mirada absorbe palabras.

La lectura pues, se trata de una acción que se concreta hacia dentro de quien la ejecuta, por más que se lea lo que otro ha escrito.

Aunque pronunciar lo que se lee, hace infinitamente lento y tortuoso el proceso de la lectura -quizá ahí esté el mayor lastre que obstaculiza la vía rápida hacia una lectura agradablemente ágil- aquel que lee, se habla asimismo.

Esta razón, valida a la lectura como un ejercicio íntimo y a la vez lo hace incompleto, ya que el proceso de lectura no debería concluir ahí.

Los lectores, ante el cúmulo de palabras que consumen, han de segregar lo leído.

Tanto poder tienen las palabras que difícilmente podrían concebirse como términos quietos.

El tránsito de palabras genera más palabras, fenómeno innegable, ante la existencia de la conversación.

Como células que al entrar en contacto se reproducen, así las palabras.

Húmedas, gaseosas o sólidas, las palabras una vez dentro de los lectores han de presentar un estado similar a la ebullición, que las hace pasar de una mente a otra por medio de la comunicación.

El flujo de palabras de mente a mente por medio de la mirada, la voz y el oído, ha de ser sólo una parte del proceso de lectura.

Leer entonces se compone, al menos, de dos partes, un ejercicio íntimo casi secreto y otro comunitario, a fin de que el consumo de palabras tenga el máximo provecho y no el máximo desperdicio.

Por eso un club de lectura tiene sentido, digamos que es una cofradía, en la que sus integrantes acuerdan leer la misma obra por su cuenta en tiempo determinado. Luego viene la reunión, cada quien ha de asistir cargado de anécdotas bibliográficas, pensamientos y comentarios en función de lo que leyeron todos, bajo el entendido de que dos pares de ojos o más con sus respectivos cerebros, ofrecen perspectivas distintas y en la diversidad se enriquece el conocimiento.

La lectura de historias de otros, conduce al conocimiento de uno mismo: Yo no soy como aquel y al reconocerlo me descubro y me reafirmo.

La comunicación se convierte así en un festín de conocimiento.

Compartir la palabra vista y pensada genera más palabras y más saberes.

Sin embargo, si la lectura se queda en esa primera parte, íntima y secreta, lo demás no tiene ni remotamente un efecto similar.

Convencido de lo anterior, he emprendido el Club de Lectura #LeoConOnce con la anuencia de las autoridades de Canal Once, con el apoyo entusiasta y decidido de Javier Solórzano e idéntica disposición de editoriales, escritores y lectores, además del apoyo generoso de los encargados de la operación del Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Las editoriales han dispuesto determinado número de ejemplares para regalar al público que lo solicite, el público se compromete a leer el número de páginas necesarias para que en 15 días, sea cual sea el volumen del libro en cuestión se concluya la lectura total.

Constancia del empeño concreto es el envío diario de twits con la frase rescatada, el pensamiento generado, el sentimiento desprendido, todo en función de la lectura. Esos twits son como un faro en medio de un mar oscuro.

Así comenzamos con la novela gráfica de Bef, El instante amarillo, él habría sido el autor participante en la primera sala de lectura, concluimos su novela y se atravesó el sismo, la agenda de cabeza.

A fin de no perder continuidad, aun sin la sección de cultura en el noticiario matutino que cedió su espacio para abundar en información sobre las cuestiones relacionadas con la emergencia, conminé a los lectores a continuar el contacto por las redes, así lo hicimos y ahora, Cuando te hablen de amor de Mónica Lavín se convirtió en la segunda lectura de este club y la primera sala.

Mientras tanto ya leemos El salvaje y el próximo 16 de octubre tendremos la sala de lectura con Guillermo Arriaga.

No revelaré aun quien será el cuarto autor, quizá antes encontremos la fecha para reponer la sala de lectura con Bef, pero ya tenemos a un autor de muy altos vuelos para la cuarta lectura.

#LeoConOnce, proyecto acariciado, pensado, modificado y finalmente aterrizado con gusto.

Todo aquel que se aproxime a este grato vuelo lector, lo invito a que vuele con nosotros, seamos águilas lectoras para que muchos envidien nuestro vuelo y nos convirtamos en poderosas parvadas coloreando el cielo, estoy seguro que puras cosas buenas habrán de salir de este vuelo de la lectura, comprométanse alegremente a subirse en el lomo de las letras para elevarnos juntos y elevar a otros.

Quienes ya lo hacen, gracias, muchas, muchísimas gracias por ser los protagonistas de los primeros pasos en esto que espero se convierta en un maratón a la milésima potencia y mas allá.

A todos, muchas gracias por compartir lo leído.

Miguel de la Cruz

Author: Miguel de la Cruz

Miguel de la Cruz, el único periodista de cultura con una trayectoria de 28 años en televisión. Egresado de la Licenciatura en Comunicación por la Universidad Autónoma Metropolitana y colaborador de Canal Once desde diciembre de 1989 hasta la fecha. Tiempo en el que ha realizado la cobertura del Festival Internacional Cervantino, Festival del Centro Histórico, Festival de la Ceiba en Tabasco, Festival de las Artes de Sinaloa, Festival Afrocaribeño de Veracruz, Festival de Jazz de la Riviera Maya, Festival de Jazz de Montreal, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el Salón del Libro de Quebec, el Forum de las Culturas en Barcelona, la Expo Lisboa y ha entrevistado a personalidades del mundo cultural como Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, Fernando Benitez, Cristina Pacheco, Fernando Savater, Ricardo Piglia y Elena Poniatowska, entre otros. Durante 10 años formó parte del equipo de reporteros y conductores del primer noticiario cultural “Hoy en la Cultura”.

Share This Post On

16 Comentarios

  1. Hoy en un desayuno de amigas me enteré de su Club a mí me gusta mucho leer inventé el grupo en el que yo participaba en un grupo llamado la valija lo cerraron estoy en Querétaro

    Responder
    • Bienvenida

      Responder
  2. Hola Don Miguel
    Por primera vez tengo oportunidad de leer su proyecto del Club de Lectura de #LeoConOnce y por lo que entiendo, pese a la adversidad de hace un año, es de aplaudir su tenacidad y esfuerzo para que su PROYECTO ACARICIADO… FINALMENTE LO HA ATERRIZADO y ya está cimplorando su Primer Aniversario.
    En horabuena y celebró con usted para que simplemente sea el principio de otros Proyectos que pueda también llevar acabo con mucho más éxito.
    Muchas felicidades y un gran abrazo
    Lo veo pronto para celebrar éste primer año en el Risco

    Responder
  3. Hola Miguel me han recomendado tu espacio de círculos de lectura; te comento en la secundaria 3 de Saltillo, Coahuila se implementará una estrategia entre los jóvenes y para los jóvenes, Podría recomendarme 50 títulos de libros para ellos y sus maestros.

    Responder
    • ok, reviso bibliografía y te comento, para comenzar no estaría mal De perfil de José Agustín, Batallas en el desierto de José Emilio Pacheco, El instante amarillo de BEF.

      Responder
  4. Excelente tu espacio en Canal Once, muchas felicidades, es un gusto verte a diario. Leo con regularidad tus recomendaciones y siempre se termina con gran satisfacción. Hace unos meses se leyó un libro en “Leo con Once” que no pude adquirir en su momento y terminé olvidando el título, era algo relacionado al nombre de una población de Yucatán y finalizaba en city, espero me puedas compartir el nombre completo para poder adquirirlo.

    Responder
    • Se trata De Zitilchen de Hernán Lara Zavala, lo edita el Fondo de Cultura Económica

      Responder
  5. Miguel felicidades por este proyecto, soy seguidora del noticiero de la mañana y tuya también.

    Responder
    • Gracias Leticia, a veces dicen que tengo poco tiempo en el noticiario, yo creo que cada vez es más, gracias a la generosidad de Javier Solórzano. Si aun así a alguien le parece menos, pues que venga para acá a complementar la información. Bienvenida. corre la voz

      Responder
  6. He seguido el circulo de lectura aunque no he hecho evidente mi participación pero me han encantado los libeos recomendados, gracias Miguel
    Yo sigo con la lectura como un ejercicio intimo …

    Responder
    • Quise decir “libros”

      Responder
    • Miguel de la Cruz

      Muy bien, cuando gustes compartir lo que te hace pensar, recordar, imaginar a partir de la lectura, acá hay unos lectores que gustosos reciben y comparten lo leído.

      Responder
      • Hola buenas noches, me llamo Susana Palma, soy estudiante de derecho y me gustaria participar en este club de lectores , me enteré gracias a que mi mamá me comento pero no sé los pasos para pertenecer a éste.

        Responder
        • Miguel de la Cruz

          Hola Susy Palma, el Club de Lectura #LeoConOnce consiste en leer un libro cada 15 días ¿Cómo lo hacemos? Dividimos el total de páginas del libro en cuestión entre 15 y el resultado será la cantidad de páginas que leeremos cada día. Yo recibo twiits con los comentarios de lo leído. Al final llevamos a cabo una sala de lectura de una hora con el autor. Las editoriales obsequian libros que ofrecemos en el noticiario matutino de canal once, integran el Cluba #LeoConOnce quien recibe el libro y quien no, quien compra su libro, sigue la lectura y envía sus twiits o no. Es decir, están contemplados quienes leen, quienes quieren leer y los curiosos -que esperamos convertir en lectores-. Acabamos el libro Llegamos tarde a todo de Fernando Ribera Calderón y comenzaremos en breve el libro Inframundo de Bernardo Esquinca. Hemos realizado salas de lectura con Mónica Lavin, Bef, Guillermo Arriaga y Juan Villoro

  7. En lo personal he sido uno de los grandes afortunados en poder leer y conocer las obras de, Bef, Mónica Lavín y actualmente el de Guillermo Arriaga, gracias a esta iniciativa conjunta de miguel, lo menos que puedes decir es el dar un agradecimiento y felicitación por la gran labor de incentivar la lectura en un país/Ciudad que está muy necesitado de ello.
    En #LeoConOnce pude acercarme a otros lectores, intercambiara alguno que otro comentario de lo que se está leyendo, aunque en Twitter los 140 caracteres nunca son suficientes para expresar lo que percibes, sientes y sobre todo las emociones que quieres comunicar, considero que estos han sido muy buenos para alzar la mano y decir que estás ahí del otro lado de la PC, teniendo algo en común, la lectura.
    Comparto las palabras de miguel al mencionar que la lectura como ejercicio intimo la hace incompleta, tratando de remediar eso, de alguna u otra forma los libros que #LeoConOnce me ha obsequiado han llegado a manos de familiares y amigos con los cuales he intercambiado palabras e impresiones de las obras. Lamento que, para personas con un horario de trabajo rígido como el mío, es complicado el asistir algún club de lectura, sé que se pierde una gran oportunidad, pero no la pasión por la lectura.

    Responder
  8. De verdad interesante y unico sobre todo para gente mayor como yo aunque lo confieso no tengo la costumbre de leer me ineresa y hago un esfuerzo

    Responder

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest