SE BUSCA QUE ES CULTURA

Cuando aún no había, muchos preguntaban ¿Habrá Secretaría de Cultura? Cuando hubo, otros y los mismos, volvieron a preguntar ¿Quien estará al frente? Cuando hubo nombramiento, también hubo preguntas ¿Cómo se conformará y cuáles serán sus lineamientos? Antes de que se diera una respuesta, el fallecimiento del primer secretario de cultura, obligó el resurgimiento de la segunda pregunta. En medio de más preguntas que respuestas, flotaban otros cuestionamientos de tiempo atrás ¿Habrá una Ley de Cultura? El panorama ofrece muchas dudas y pocas certezas. Sin embargo, aún con la prodigalidad de las preguntas, falta una que quizá sea de las más importantes o probablemente fundamental: ¿QUE ES CULTURA? La pregunta tiene fama de no ser bienvenida, refiere a un concepto que la gran mayoría supone conocer o, peor aun, no sabe que desconoce. Vasta preguntar a quien supone que sabe o no sabe que no sabe ¿QUÉ ES CULTURA? La necesidad de definir, desnuda. La pregunta enfrenta a la incapacidad de hacerlo y aparece entonces una complicación que ha existido siempre. Desde hace siglos, muchos han intentado responder la pregunta y muchos lo han hecho pero cada quien a su manera, de tal modo que la definición de cultura no es contundente y de dominio público. Buena cantidad de antropólogos han enunciado definiciones tan nebulosas como desconocidas, es decir, quienes han pensado el tema, han sido incapaces de develar con absoluta claridad QUE ES CULTURA. Si alguno de los especialistas hubiera alcanzado la claridad en ese empeño, el logro sería evidente, porque estaría en boca de todos. Sin embargo, lo más que ha avanzado la sabiduría popular es concebir que CULTURA ES TODO. Socarrona respuesta que refleja la poca fortuna que ha encontrado como destino, la travesía emprendida para descubrir la definición de cultura, porque decir que CULTURA ES TODO, es como decir que EL HUMANO NO ES CHANGO o que COMER ES RICO. Tan solo se tratan de fragmentos de verdad que aun ajenos al disparate, distan mucho de lograr una definición suficiente, quizá una respuesta así, podría fungir como tangente providencial que en medio del cuestionamiento, atempera la indeseable posibilidad de parecer ignorante. Es ancestral y casi un lugar común la socorrida expresión que enuncia que CULTURA NO ES SINÓNIMO DE BELLAS ARTES, aquí si, hay que decirlo, afortunada afirmación, aunque sigue siendo un fragmento de la verdad, la proporción del alcance de lo que quiere dar a entender es monumental, sin embargo, poco tomada en cuenta. Los medios de comunicación que tienen entre sus secciones, algún espacio dedicado a la cultura, emiten absolutamente contenido en torno a las bellas artes. Dicho de otra forma, mientras flota en el ambiente la inteligente aseveración que dicta que cultura no es sinónimo de las bellas artes, los medios nutren sus secciones de cultura, específicamente de bellas artes. Tan solo se magnifica y se difunde lo que a todas luces es una confusión. En tiempos en los que, en torno de la cultura, apremia la necesidad de saber que es, podríamos tomar un atajo para que aún sin saber que es, descubramos para qué sirve. Nadie duda para qué sirve un zapato aunque dude si es parte del vestir o una herramienta para caminar. Desde luego, la esperanza sería que al saber para qué sirve, en un futuro no muy lejano descubramos que es. Si para comenzar se acepta que el arte es un producto de la cultura pero no todos los productos de la cultura son arte, los caminos se bifurcan, ya que la Secretaría de Cultura se encarga mayoritariamente de cuestiones artísticas y en menor proporción de procesos que sin ser arte son cultura, como las culturas populares. Si en proporción de la cantidad de contenido, estuviera la dedicación principal de un organismo, la secretaría en cuestión sería de Artes y no de Cultura. Ahora se recuerda la institución relevada que apuntaba con mayor precisión sus funciones desde su nomenclatura, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes pero a nadie se le ocurrió que la nueva secretaría debía ser , Secretaria de la Cultura y las Artes, son dos cosas que comparten aspectos de su naturaleza pero no en su totalidad, juntos pero no revueltos. Es importante debatir y participar en la conformación de una ley y una secretaría pero dar por hecho que todos saben QUE ES CULTURA, aplica un dejo de indiferencia ante una realidad que ha transcendido países y épocas. Sin embargo, inútil sería escudarse en esa razón para no buscar la aclaración sobre un concepto que nos compete a todos. Mal de muchos, consuelo de tontos. Además, quizá una inimaginable recompensa esté detrás de revelar QUE ES CULTURA.

Miguel de la Cruz

Author: Miguel de la Cruz

Miguel de la Cruz, el único periodista de cultura con una trayectoria de 28 años en televisión. Egresado de la Licenciatura en Comunicación por la Universidad Autónoma Metropolitana y colaborador de Canal Once desde diciembre de 1989 hasta la fecha. Tiempo en el que ha realizado la cobertura del Festival Internacional Cervantino, Festival del Centro Histórico, Festival de la Ceiba en Tabasco, Festival de las Artes de Sinaloa, Festival Afrocaribeño de Veracruz, Festival de Jazz de la Riviera Maya, Festival de Jazz de Montreal, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el Salón del Libro de Quebec, el Forum de las Culturas en Barcelona, la Expo Lisboa y ha entrevistado a personalidades del mundo cultural como Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, Fernando Benitez, Cristina Pacheco, Fernando Savater, Ricardo Piglia y Elena Poniatowska, entre otros. Durante 10 años formó parte del equipo de reporteros y conductores del primer noticiario cultural “Hoy en la Cultura”.

Share This Post On

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest