Vencites Grabiel vencites

Vencites, Grabiel, vencites, guarda tu luciente espada, ora si ya me torcites, ya me llevó la…

Del centro de su rostro enrojecido, un diablo malora, así se rinde ante el reflejo de la cabellera rubia del arcángel San Gabriel, culminación de un rito escénico que caricaturiza el mal y hace a todos partícipes del bien.

Fin de una historia que ha de comenzar alrededor de las 7 de la noche.

Por encima del nivel de calle se levanta quizá unos tres metros la entrada a la Hostería del Convento, lastimosos pasos llevan por una pendiente, entre piquetes de piedra que muchas veces la suela no puede atemperar, a la puerta principal para preguntar ¿Cuánto cuesta la entrada? $650 pesos.

Costo de la obra, posada, piñata y cena que incluye pozole, tamales, pambazos, bueñuelos, café o champurrado.

Afortunados los que asisten por vez primera, disfruta la impresión de lo desconocido, se introduce en un antiquísimo edificio para colocarse en las sillas o las gradas dispuestas alrededor de su patio.

Primero suena una banda con tambora y metales y entre pieza y pieza, un trompetista, cual músico de plaza de toros a fin de dar las tres llamadas previas, como si fuera a salir el toro.

La tradicional pastorela de Tepotzotlán es un texto que trabajaron Jaime Saldívar y Miguel Sabido hace mas de 40 años, recuperación de las escenificaciones ancestrales que como fin principal tenían la exposición de la lucha del bien contra el mal. La trama se centra en un trayecto imposible, ya que el ambiente supone rumbos del campo mexicano y los personajes en cuestión emprenden la caminata hacia el portal donde saben ha nacido el niño Dios, si se sigue con rigor lo escrito en la biblia, resulta que el nacimiento ha sido en el oriente, una lejanía imposible de reducir a pie, sin embargo, el espectador asimila la historia.

Los diablos, caricatura del mal, elevan la voz, se disfrazan de mujeres atractivas y buscan tentar a los pastores hambrientos para que pequen de gula.

Un aliado tienen los desprotegidos y es la presencia del arcángel “Grabiel”, así se presenta el ser alado y rubio a lomo de un corcel blanco, finalmente es quien ha de derrotar al demonio y todos rinden tributo ante imágenes sacras, representación del entorno divino que rodea al niño Dios. 

Disposición para reír del mal, tomar partido por el bien, sumarse a un festejo decembrino con pirotecnia, canticos y degustación.

Desde hace 53 años, cada diciembre se refrenda la tradición.

Miguel de la Cruz

Author: Miguel de la Cruz

Miguel de la Cruz, el único periodista de cultura con una trayectoria de 28 años en televisión. Egresado de la Licenciatura en Comunicación por la Universidad Autónoma Metropolitana y colaborador de Canal Once desde diciembre de 1989 hasta la fecha. Tiempo en el que ha realizado la cobertura del Festival Internacional Cervantino, Festival del Centro Histórico, Festival de la Ceiba en Tabasco, Festival de las Artes de Sinaloa, Festival Afrocaribeño de Veracruz, Festival de Jazz de la Riviera Maya, Festival de Jazz de Montreal, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el Salón del Libro de Quebec, el Forum de las Culturas en Barcelona, la Expo Lisboa y ha entrevistado a personalidades del mundo cultural como Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, Fernando Benitez, Cristina Pacheco, Fernando Savater, Ricardo Piglia y Elena Poniatowska, entre otros. Durante 10 años formó parte del equipo de reporteros y conductores del primer noticiario cultural “Hoy en la Cultura”.

Share This Post On

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest