PALABRAS CARDIACAS

Necesitamos tanto de la palabra para comunicarnos, como del aire para respirar.

Un elemento de vida inventado para facilitarla y aun utilizado siempre, sin el reconocimiento justo.

Si hubiera consciencia del valor de la palabra, quizá más de un símbolo estaría dedicado a recordar su poderosa utilidad, un monumento a la palabra, un día dedicado a la palabra, una plaza de La palabra… pero no, parece que las palabras están por lo que hacen sin que nadie ahonde en lo que son.

Y cabe aclarar que hacer y ser no es lo mismo, si lo fuera, nada costaría definir con contundencia que es la palabra, pero mas allá de enumerar lo evidente, quien tendría los arrestos -obvio sin ser especialista- para revelar que es, de donde viene, quien la inventó y de qué diablos hablamos cuando hablamos de palabras.

No es posible pero hagamos como si lo fuera, una regresión “imaginosa”. Lo se. La palabra entrecomillada no existe pero…en claro afán de motivar la voluntad por el entendimiento, habré de dejarla escrita, como testimonio del poder de la palabra para hacerse entender en medio de sus circunstancias.

Hagamos, repito, con mas imaginación que memoria, como si mentalmente visualizaramos nuestra existencia a unas semanas de nacidos. Del entorno, recibimos atenciones, nos hablan, nos alimentan, nos abrazan, actitudes antes que palabras, habremos de interpretar como maneras buenas para hacernos sentir bien. 

Probablemente entonces, ante tanto bien hacer hacia nosotros, haga surgir la necesidad de decir lo que sentimos y entender lo que nos dicen, necesidad en aumento de tanto tratarnos bien y hacernos sentir mejor, hasta que la memoria nos auxilia para depositar ahí los sonidos que corresponden al trato.

El buen trato como síntoma de un sentimiento bueno, ha de ser un aliciente para imitar a los que nos hacen bien y repetir -al principio, al menos intentar- el sonido que producen entre los labios.

Una necesidad emocional o sentimental de responder a las actitudes de otros de manera clara, nos motiva a aprender las palabras. 

Así el aprendizaje del lenguaje se convierte en un rotundo ejemplo de un proceso cultural que satisface la necesidad de entendimiento entre seres humanos. Un proceso que nunca para y se perfecciona, al grado de dominarlo, hablado, escrito y escuchado.

En el origen, el cúmulo de palabras que forman nuestro lenguaje se logra por la vía del sentimiento. Cuando alguien intenta aprender otro idioma sin lograrlo, quizá requiera probar los recursos del sentimiento.

Satisface pensar en el arraigo sentimental necesario para generar algo tan poderoso como el lenguaje.

Así resulta que lo que suena entre los labios comienza indudablemente en la fuerza del corazón.

Palabras cardiacas. 

Miguel de la Cruz

Author: Miguel de la Cruz

Miguel de la Cruz, el único periodista de cultura con una trayectoria de 28 años en televisión. Egresado de la Licenciatura en Comunicación por la Universidad Autónoma Metropolitana y colaborador de Canal Once desde diciembre de 1989 hasta la fecha. Tiempo en el que ha realizado la cobertura del Festival Internacional Cervantino, Festival del Centro Histórico, Festival de la Ceiba en Tabasco, Festival de las Artes de Sinaloa, Festival Afrocaribeño de Veracruz, Festival de Jazz de la Riviera Maya, Festival de Jazz de Montreal, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el Salón del Libro de Quebec, el Forum de las Culturas en Barcelona, la Expo Lisboa y ha entrevistado a personalidades del mundo cultural como Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, Fernando Benitez, Cristina Pacheco, Fernando Savater, Ricardo Piglia y Elena Poniatowska, entre otros. Durante 10 años formó parte del equipo de reporteros y conductores del primer noticiario cultural “Hoy en la Cultura”.

Share This Post On

3 Comentarios

  1. Excelente análisis. Muy cierto, nuestro cerebro primero reacciona emocionalmente y posteriormente entramos al umbral del raaciocionio.

    Responder
  2. Excelente tu análisis de la necesidad de comunicación Miguel, cada vez confirmo que eres un excelente ser humano, capaz de sentir emociones maravillosas, no pierdes tu valioso tiempo de vida, eres muy inteligente y además sensitivo, estoy muy contenta de tenerte entre mis contactos, un abrazo Miguel, yo soy una de esas personas que incluye en el facebook personas que me llama la atención conocer y te agradezco que me hayas aceptado como amiga en el facebook.

    Responder
    • Miguel de la Cruz

      Muchas gracias por tus comentarios, enterarme del eco de las ideas expresadas es un aliciente para continuar el análisis sobre el fenómeno de la comunicación. Te agradeceré que “corras la voz” para hacer extensivo el contenido de este artículo a quien también pudiera interesar.

      Responder

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest